Con un parque vehicular cada día en aumento, las calles y avenidas de nuestro país tienden a saturarse constantemente, esto provoca que pasemos más tiempo del que deseáramos en nuestros autos haciendo del aire acondicionado automotriz algo indispensable en nuestros trayectos diarios por lo cual una falla, daño o mal aroma en nuestro Aire Acondicionado representa un batalla diaria que no queremos pelar.

En Runsa estamos conscientes de eso y por ello te damos 5 tips para que mantengas en óptimas condiciones tu sistema de aire acondicionado automotriz evitando gastos adicionales en tu carro.

Mantener las ventanillas cerradas mientras está en funcionamiento el aire acondicionado

Al hacer esto, permites que el clima dentro del vehículo llegue a la temperatura deseada evitando variaciones que obligue a los componentes de tu sistema de enfriamiento a trabajar más de lo necesario.

No encender el aire acondicionado cuando el vehículo va a alta velocidad.

Esperar a hacer alguna parada ya que sería muy brusco el arranque del compresor en frío, puede no lubricar adecuadamente los componentes internos. Actualmente hay vehículos que ya protegen con sensores esta acción pero no todos los autos operan con estos sensores.

.

Accionar el aire acondicionado por lo menos una vez a la semana.

Con esto haremos circular el gas y los lubricantes por todo nuestro sistema de enfriamiento, recuerda que el clima de nuestro auto depende de muchos componentes internos además de las perillas y las salidas de aire, por eso es importante usarlo para detectar fallas a tiempo.

Cambia los filtros

Los filtros son como un pañuelo que mantiene impurezas y humedad para dejar pasar solo el aire limpio, sin embargo después de un tiempo esos residuos se convierten en hongos y puede producir malos olores y muchas veces contribuir a enfermedades respiratorias.

Debe verificar otras recomendaciones específicas en el manual de usuario del vehículo.

Nadie mejor para conocer tu vehiculó en particular que el fabricante, no dejemos pasar las recomendaciones de uso que muchas veces son muy específicas para cada vehículo, como puede ser el tipo de anticongelante, el porcentaje de mezcla, la cantidad de gas refrigerante y la interpretación de los indicadores del tablero, esto puede evitarnos muchos dolores de cabeza.